COMIDA VEGANA EN COLONIA

¡Hola!

Esta semana os enseño lo que comimos cuando estuvimos en Colonia, Alemania en año nuevo además de algunas cosas que vimos allí.

Espero que os guste! X

 

Si tenéis la oportunidad de ir a Colonia, no lo dudéis. Es preciosa, sobre todo su catedral.

Processed with VSCO with a6 preset

El primer restaurante al que fuimos fue Sushi Green, un restaurante vegano de sushi. ¡Nos encantó! Tenía opciones que no había probado antes y siempre me ha encantado el sushi con aguacate así que fue la comida perfecta.

También visitamos el restaurante Hans im Glück. No teníamos pensado hacerlo puesto que teníamos pensado ir a otro sitio, pero el otro sitio estaba lleno así que fuimos al restaurante de al lado.

Tenían un menú en inglés donde había unas 3 hamburguesas veganas. Estaba todo muy bueno.

Para los desayunos solíamos ir a Haferkater, que estaba en la estación central. Es un mini café takeaway especializado en porridge (crema de avena). Tenían varias opciones veganas, nosotros escogimos la de plátano con chocolate y la de frutas del bosque con coco y chocolate. Perfecto desayuno para un día de turista 🙂

Para Nochevieja, elegimos cenar en un restaurante vietnamita, Bonjour Saigon. En Alemania parece que hay muchos restaurantes vietnamitas, así que aprovechad. Creo que es la comida que más me gusta, es súper refrescante.

Otros sitios que encontramos simplemente andando por la ciudad fueron Dean & David, parecido al Pret a Manger aunque además de sandwiches hacían curries, sopas y otros platos. Yo elegí una sopa de lentejas rojas con coco, perfecta para el frío.

La foto de la derecha es un ramen vegano del restaurante Bento Box. El primer día del año es bastante difícil encontrar restaurantes abiertos, especialmente para comer al medio día (ya nos pasó lo mismo en París hace dos años). Así que cuando vimos este restaurante abierto, no dudamos en probarlo aunque hubiéramos comido sushi el día anterior, jaja! El ramen estaba bueno aunque tendríamos que haber añadido tofu, puesto que no venía incluido y, aunque el plato estaba bien, me dio la sensación de que le faltaba algo.

 

Para la última cena, como no, elegimos otro restaurante vietnamita: Chum Chay. Fue una experiencia de 10. El personal muy amable, nos recomendó los platos que más éxito tenían y ¡no me extraña! Nos encantó.

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.